¿Qué tipo de papel desempeñan las mujeres en las producciones del café?

El papel del barista profesional es indiscutible en el mundo del café. Pero merece la pena destacar el papel de las baristas, muchas veces olvidadas. Las cafeterías de especialidad si de algo presumen es de contar con mujeres especializadas en café gourmet, y que, por fortuna, cada vez tienen más peso en la producción, distribución y organización del sector.

El café especializado y las mujeres en esta industria conforman un binomio esencial para el café de calidad. En la mayoría de los países productores, estas realizan la mayor parte del trabajo manual y representan el 70 % de la fuerza laboral. Afortunadamente, cada vez son más los organismos públicos y empresas privadas que impulsan que estas tengan más oportunidades en este sector.

El asociacionismo de la mujer en el mundo del café

La mujer cumple un papel muy importante en la industria del café. Cada vez es másrepresentativo el asociacionismo internacional para garantizar que puedan optar a empleos en el sector con las mismas condiciones que los hombres.

Por ejemplo, en África, así como en tantos otros lugares del mundo, las mujeres se encargan de las tareas de mantenimiento y la cosecha. Pero, lamentablemente, no tienen control en la cosecha ni en la toma de decisiones.

La estructura del sector cafetalero no ha contemplado los intereses de la mujer, por lo que no tienen oportunidades reales de tener mayor cuota de participación en la dirección y en todo aquello que también les afecta. Por este motivo, las asociaciones de mujeres en la industria del café son de gran ayuda para hacer visible su labor y pelear por mejorar sus condiciones.

Por ejemplo, la IWCA (International Women’s Coffee Alliance) es una asociación mundial cuyo objetivo es involucrar a la mujer como un actor central en todas las fases del proceso. Se pone de manifiesto que su incorporación a este tipo de trabajo favorece que se consoliden familias más saludables y con mayor nivel de ingresos.

Esa red internacional trabaja con otras organizaciones entre las que se incluyen la Asociación Africana de Cafés Finos (AFCA), la Organización Internacional del Café (ICO), la Asociación de Cafés Especiales (SCA), la Asociación Nacional del Café (NCA) y la Alianza Mundial del Café.

La mujer cafetalera tiene un enorme potencial en las tareas de producción, comercio y dirección, pero todavía se necesitan realizar reformas gubernamentales y fomentar planes de sensibilización y educación para empoderar su trabajo.

El papel de la mujer en la producción de café

La figura de la mujer en el sector cafetalero varía de un país a otro de forma considerable. Por ejemplo, en Vietnam tiene mayor representación que en otros lugares del mundo. De hecho, su porcentaje es el más elevado (50 %). Mientras que, en Brasil, cuya producción es de las más importantes a nivel mundial, el porcentaje en el cultivo y cosecha es muy bajo. En cambio, en México, la mujer puede tener mayor importancia según la región del cultivo.

Hay países como Colombia, en los que despunta ya hace tiempo la participación de la mujer campesina en el sector del café. Gracias a ASOANEI, la mujer indígena del país tiene un mayor protagonismo, impulsado por programas de género como Café femenino.

Sin lugar a duda, este tipo de iniciativas sirve para que haya un vínculo más estrecho con las mujeres y la producción del café, y para integrarlas en este sector promoviendo al mismo tiempo la agricultura orgánica y sostenible.

Partimos de la base de que el sector del café se caracteriza por la tradición, por lo que muchas familias transfieren su conocimiento, junto con los avances tecnológicos, para conseguir un café de calidad. Pero el objetivo es promover un trabajo digno y una remuneración justa como los pilares principales en los que se fundamentan estas iniciativas. Por lo tanto, motivar a las mujeres y hacerlas partícipes de programas de desarrollo que sirvan de ayuda para lograr sus aspiraciones en un entorno equitativo es fundamental para la economía familiar.

En nuestro país, la incorporación de la mujer se remonta a tres generaciones atrás. La equidad de género aún está bastante lejos. Pero esto no quiere decir que no haya mujeres formadas y capacitadas en este sector. Estas sirven de ejemplo y abren las puertas a las nuevas generaciones interesadas en estas oportunidades laborales.

Aunque las empresas están constituidas en su mayor a por hombres, hay situaciones en las que la mujer empieza a lograr un mayor grado de responsabilidad en las funciones que realiza. Incluso, algunas deciden ser empresarias y abrir sus propias cafeterías y dirigir sus negocios.

En definitiva, el barista no siempre tiene por qué ser un hombre, ya que hay mujeres muy bien preparadas y capacitadas para ofrecer el mejor café. En Mahogany Specialty Coffee tenemos un equipo de baristas paritario, queremos que las mujeres sean una parte fundamental de nuestro proyecto, i queremos promocionar también su papel en los países productores. Por eso nuestro último lanzamiento es un café de una Cooperativa de Mujeres, la finca Kolnáal de Honduras, un proyecto esperanzador que ofrece una bebida con una calidad excelente.

Newsletter

¡Suscríbete y recibe un 10% de descuento en tu próximo pedido!