Nuestros orígenes

Mahogany Specialty Coffee es un viaje a la esencia, al origen. Desde su nacimiento, nuestro trabajo consiste en conocer y cuidar todos los pequeños detalles de cada grano de café que ofrecemos. Solo de esta forma tendremos, en nuestras manos, una selección de los mejores cafés del mundo.

Esta minuciosa tarea comienza lejos de Girona, nuestro anclaje particular, en los países productores de café. Seleccionamos fincas singulares de pequeños productores para obtener un grano de café de alta calidad y con un origen único. Colaboramos, exclusivamente, con productores de café de especialidad, categoría a la que pertenecen solamente el 5% de los cafés del mundo. Esta designación es sinónimo de calidad, trazabilidad y responsabilidad social.

Erna Knutsen acuñó el término café de especialidad y en 1974 lo compartió por primera vez con la prensa en una entrevista en el Tea & Coffee Trade Journal. Registrando las entradas y salidas del café verde en una empresa comercial cafetera de San Francisco, descubrió la existencia de los “lotes rotos”, cantidades de café insuficientes para la comercialización a gran escala que, sin embargo, albergaban sabores y aromas especiales. Allí nació la idea de vender estos reducidos lotes a pequeños tostadores de café. Erna Knutsen asentó las bases de este nuevo concepto, que pone en valor el origen y las personas involucradas en el proceso, apostando por un comercio más consciente e inclusivo.

En Girona, Pere Cornellà Valls, inspirado por su primer viaje a los cafetales de Guatemala, descubrió el origen –dónde se produce el café– y tomó consciencia de su enorme potencial de calidad. Después de más de setenta años de historia familiar dedicada al café y siguiendo con su búsqueda constante de la taza perfecta, en 1991, creó Mahogany. Su primera línea de arábicas de alta calidad a la que nombró “Cafés de Élite”. Un proyecto que, a pesar de ser innovador y recibir múltiples premios, no encontró un entorno preparado para el cambio.

En las décadas siguientes, el sector cafetero siguió evolucionando. Aquellas bases que Erna Knutsen estableció, su forma especial de degustar y valorar el café, se extendieron también entre los profesionales y los consumidores, hasta alcanzar el nivel de categoría con denominación propia: ‘Specialty Coffee’. Fue entonces cuando decidimos volver al inicio y retomar aquellos primeros pasos de los años 90. Empujados por el entusiasmo de Pere Cornellà, recuperamos la primera semilla que, al igual que los granos de café verde, solo necesitaba de un tueste experto para descubrirnos todo su potencial aromático: unos sabores de café que probablemente jamás hayamos degustado.

En 2021, presentamos Mahogany con su nueva imagen. Seguimos fieles a nuestra filosofía, muy ligada a la esencia de los cafés de especialidad, trabajando para ofrecer experiencias sensoriales únicas y conectando cada taza de café con su origen, directamente a sus productores.