Lo que debes saber para aprovechar al máximo tu cafetera Chemex

El químico alemán Peter J. Schlumbohm patentó esta cafetera el año 1941. Inspirándose en dos elementos de su laboratorio, combinó un matraz químico con un embudo de vidrio superior. Schlumbohm era un prolífico inventor, registró unas 300 patentes de utensilios varios, aunque, sin duda, su gran obra fue esta cafetera de goteo.

Peculiar e inconfundible, su elemento más característico es la forma del recipiente, similar a la de reloj de arena. La parte más estrecha está cubierta por un aro de madera y un lazo de cuero. Ambos aportan una parte estética, además de servir para agarrar la cafetera sin quemarnos y que esta no resbale. 

La Chemex se popularizó rápidamente y su diseño ha permanecido inalterable desde entonces. La podemos encontrar en diversos tamaños: para tres, seis, ocho o diez tazas. Fue considerada uno de los mejores diseños de sus tiempos e incluso se expuso en el museo MOMA de Nueva York.

La cafetera Chemex y sus filtros

Gracias a su formación de químico, Schlumbohm entendía perfectamente el proceso de extracción de sabor y aroma de los granos de café. Esta cafetera de goteo no solamente ofrece un bonito diseño, nos permite preparar café de forma sencilla y con un proceso 100% manual

En realidad, son los filtros, y no el recipiente, los que realmente consiguen un resultado final de tanta calidad. También son una de las principales diferencias de la Chemex respecto a las cafeteras de filtro convencional. Los filtros de papel de esta cafetera son un 20% más pesados que los habituales, apenas dejan pasar ningún sedimento, evitando que se transmita al café la grasa que aporta el característico amargor a la bebida final. 

Por tanto, es importante comprar los Filtros de Chemex adecuados para el tamaño de tu cafetera. Para colocarlos de forma correcta debemos situar la parte gruesa, formada por tres capas de papel, en el lado del pico, por donde se vierte el café.

Cómo conseguir un café puro y limpio

Otro detalle importante es el uso de agua mineral o filtrada para evitar afectar al sabor del café. También es fundamental disponer de una materia prima de buena calidad y de un molinillo que nos permita obtener el grado justo de molienda que queremos. Nuestra recomendación es el Molino Manual de Hario

Los mejores resultados se obtienen con cafés suaves de tueste medio. El sabor que se obtiene con una Chemex es inigualable, puro y limpio. Para conseguir un café con todo su aroma te recomendamos el café Limmu Kossa Etiopía. Esperamos que disfrutes de una buena taza de café de filtro siguiendo nuestro método. Puedes encontrar la receta paso a paso en la imagen que acompaña el artículo.

Newsletter

¡Suscríbete y recibe un 10% de descuento en tu próximo pedido!